lunes, 1 de febrero de 2010

De purísima y oro

video

3 comentarios:

  1. ¿Por que ese empeño de comparar a este J,T con la excelsa figura de Manolete?...¿Es que encuentran parecidos?...

    ResponderEliminar
  2. Entre Manolete, como torero, y
    José Tomás, como torero, es imposible
    establecer algún tipo de semejanza,
    ni en lo humano ni en lo
    profesional. Aparentemente nada
    les une, aunque bien podría
    darse el caso de que uno, en silencio,
    rumiara para sí mismo y se
    sintiera el heredero directo del
    otro y, además del toro, tuviera
    tan tremenda carga histórica por
    añadidura. Manolete: un revolucionario.
    Antes de él nadie había
    toreado como él; después, todo el
    mundo quería torear como él. Es
    decir, cambió el toreo. José Tomás:
    un clásico. Antes de él, todos
    los toreros legendarios habían toreado
    como él. Restaurador, la aportación
    de José Tomás a la Fiesta
    de finales del XX fue mostrarles a
    las generaciones nuevas cómo se
    toreó siempre. Un revolucionario
    y un clásico. Pero sí es cierto que tanto Manolete
    como José Tomás desprenden
    un aura de misticismo diferente a todos;
    comparten una filosofía
    más que un estilo; el valor
    les une; una natural verticalidad
    también (no confundir con «hacer
    el poste» ni con el hieratismo
    inflexible de su pasada era).

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Lo acaba de recordar Curro en su reciente disertación sobre el teclado de El Mundo.es. Cada uno es como es…Alguna voz anterior afirmaba, se torea como se es?...La alargada figura del cordobés, Manuel Rodríguez Sánchez, no se presta a remedo alguno. Pues solo su recuerdo hace estremecer los cimientos de la historia del toreo...Jamás nombrar a un torero causó tanto respeto…Nadie sabe de silencios?..No solo es exclusivo en la Maestranza…Es también un tempo en una composición musical, tan presente en el toreo eterno…Manolete, jamás rehusó ni vetó a ningún torero, ni escondió el culo ante los hierros de la época…Miuras. Pablos romeros, albaserradas..Y en cualquier Coso, el que fuera!…Por ejemplo en su última corrida ¡Linares!..Con el león de esa época Luis Miguel Dominguin…Jamás emuló a nadie, solo a su estirpe Omeya, ser patricio romano, siempre en estado Califal...Aunque su “protector” Camará, le afeitara hasta los utreros?...Díganme si a este, J T, que elude a compañeros, hierros , y la televisión, para borrar cualquier secuela. ¿No le “arreglan” las novilladas por orden de este “catalán taurino, solo per la Pela”…¿De quien fue la osadía de compararlos?..Es que necesitan un referente?..Con lo “perfilero” que según, los de su época tildaron al verdadero “Monstruo” Ya fue emulado por Cascales, Parrita, Pedres Jumillano Litri, y un largo ecétera…Comparar a J T con este, es como tratar de comparara Penélope Cruz con Sofía Loren... (Dicho con todo el respeto posible)
    ¿Es que en los vídeos no se aprecia su empaque torero, su seria figura de Ciprés, porte y donaire con que solía salir de la cara del toro?....Eso lo dio la época…Pero al paso que vamos, seguro que retornamos al ambiente mísero y hostil, de aquel momento, y de paso veremos el resurgir de otra figura semejante...Nunca igual. Le saludo, señor “Espontáneo”

    ResponderEliminar